Una vez seleccionados, el café es llevado a la tolva de la piladora o retrilladora que por medio de fricción separa una segunda cáscara que cubre a cada grano, conocido como 'cascarilla'. El grano pasa también por una pulidora, que pule los granos de café oro. Durante este proceso, el grano atraviesa un volumen alto de aire, el cual separa los residuos de cascarilla que pudieran seguir presentes en el grano. Aquí entra la cuarta clasificación.

Una vez separado la cascarilla del grano de café, se le conoce como café oro.